Diego Cabezuela Abogado, Blog

guardia_civil_01
Decomiso de  vehiculos y delitos  de  seguridad vial

La reciente reforma del Código Penal es una mala noticia para la seguridad jurídica y para el, ya muy castigado, principio de intervención mínima del Derecho Penal. Aunque en otros aspectos introduce incuestionables avances, la nueva regulación del decomiso de automóviles por delitos de seguridad vial crea un escenario legal desmesurado y que ha producido en los ciudadanos impacto e inquietud.

El decomiso es una consecuencia accesoria del delito y supone la pérdida para el delincuente, tanto de los efectos o ganancias derivadas del mismo, como de los instrumentos que haya usado para cometerlo (típicamente armas, ganzúas etc). A partir de ahora, en los delitos de seguridad vial, se atribuye al automóvil este carácter de instrumento y, por tanto, se convierte en  un bien susceptible de ser decomisado. Hasta este momento, esa medida no afectaba a la inmensa mayoría de las infracciones cometidas con el automóvil: Primero, porque se aplicaba solo a delitos o faltas dolosos, y esto dejaba fuera las conductas meramente imprudentes (típicamente, los descuidos de tráfico, con resultados de lesiones o muerte). Y, en todo caso, porque el automóvil no tenía la consideración legal de instrumento del delito. Es verdad que se preveía su decomiso en algunos casos, pero, o bien se trataba de conductas de una temeridad excepcional (por ej, circulación con desprecio manifiesto a la vida de los demás, en sentido contrario etc) o que atacaban también gravemente a otros e importantes bienes jurídicos; por ej, los vehículos usados para el transporte de droga.

Este panorama se ve ahora transformado. De una parte el decomiso puede ser aplicado a delitos imprudentes, y de otra, en todos los delitos contra la seguridad vial propiamente dichos, configurados como dolosos, se otorga expresamente al vehículo la consideración legal de instrumento. En algún caso, como el consistente en la simple negativa a realizar pruebas de alcoholemia, sin que se aprecie ninguna relación directa clara entre uso del automóvil y conducta punible.

Frente a las manifestaciones del Fiscal de Seguridad Vial, aparecidas en los medios de comunicación, de que el decomiso solo se aplicará en casos de especial gravedad (por ej, reincidentes, conductores que hayan perdido el carnet por el sistema de puntos etc) y de que estiman en 2.000 los vehículos que se decomisarán en los próximos meses, las Asociaciones de Automovilistas denuncian, con toda razón, que el nuevo marco no configura en absoluto el decomiso como una medida especial o excepcional, sino todo lo contrario; y fijan sus previsiones en nada menos que 50.000 automóviles anuales. Otros anuncios de la Fiscalía  –como que el uso de vehículos de alta gama se presumirá un factor de peligrosidad a estos efectos— se han sumado a la sensación de desconcierto.

Un aspecto del mayor interés es el de los vehículos implicados en delitos de seguridad vial y que pertenezcan a terceros. Como principio general quedan excluidos los que de sean propiedad de personas que no sean responsables del delito; lo que parece dejar a salvo no solo los cedidos o prestados por su titular, sino también los casos de renting, leasing y vehículos sujetos a reserva de dominio. En todo caso la amplitud con que la ley concibe la aplicabilidad del decomiso y la necesidad de que medie siempre petición del Ministerio Fiscal o de otra parte  acusadora, otorga a éstas, en la práctica, un amplio margen de maniobra sobre esta severa  medida.

En definitiva, un marco nuevo y difícil, en el que los jueces, como siempre tendrán la última palabra

Fdo. DIEGO CABEZUELA SANCHO.
Abogado
Publicado en el Mundo
Diego Cabezuela |@dcabezuelaCL
Abogado  Penal-Económico y Societario | Madrid

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas y para servir más rápidos los contenidos.

__unam, _ga, _gid, cdp-cookies-plugin-wp, gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types], wordpress_47d707a4111a50eb97bc0f974e58496d, wordpress_47d707a4111a50eb97bc0f974e58496d, wordpress_logged_in_47d707a4111a50eb97bc0f974e58496d, wordpress_test_cookie, wp-settings-6, wp-settings-time-6

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente para conocer tus usos de navegación, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales

__stid, lang